jueves, 6 de mayo de 2010

De la servidumbre moderna.

De la Servidumbre Moderna - Jean Francois Brient from Teotl Nahualli on Vimeo.




De la servidumbre moderna

Es un libro y un documental de 52 minutos producidos de manera totalmente independiente; el libro (y el DVD que contiene) es distribuido gratuitamente en algunos sitios alternativos de Francia y de América Latina. El texto fue creado en Jamaica en octubre de 2007 y el documental fue terminado en Colombia en Mayo de 2009. Existe de él una versión en francés, en inglés y en español. La película ha sido elaborada a partir de fragmentos malversados de películas de ficción y de documentales.

El objetivo central de esta película es poner al día la condición del esclavo moderno en el marco del sistema totalitario mercantil y dar a conocer las formas de mistificación que ocultan esta condición servil. Fue concebida bajo la única intención de atacar de frente la organización dominante del mundo.

En el inmenso campo de batalla de la guerra civil mundial, el lenguaje constituye una de nuestras armas. La intención es llamar las cosas por su nombre y revelar la esencia escondida de la realidad a través de la manera como es llamada. La democracia liberal, por ejemplo, es un mito ya que la organización dominante del mundo no tiene nada de democrático ni de liberal. Es, entonces, urgente sustituir el mito de la democracia liberal por su realidad concreta de sistema totalitario mercantil; se trata de divulgar esta nueva expresión a modo de una línea de pólvora dispuesta a incendiar las mentes con el desenmascaramiento de la naturaleza profunda de la dominación presente.

Algunos querrán encontrar aquí soluciones o respuestas preconcebidas del género “¿Cómo hacer la revolución?”. Este no es el propósito de esta película. Se trata más bien de hacer la crítica precisa de la sociedad a la que debemos combatir. Esta película es ante todo una herramienta militante cuyo propósito es hacer que la mayoría se cuestione y que la crítica se propague allí donde no tiene acceso. Las soluciones y los elementos del programa debemos construirlos juntos a través de la práctica. No necesitamos un gurú que venga a explicarnos cómo debemos actuar: la libertad de acción debe ser nuestro rasgo característico. Quienes desean continuar siendo esclavos esperan su mesías o la obra que bastaría seguir al pie de la letra para lograr ser libre. Ya hemos visto muchas de esas obras o de esos hombres en la historia del siglo XX que se propusieron constituir la vanguardia revolucionaria y conducir al proletariado hacia la liberación de su condición; los resultados de esa pesadilla hablan por sí mismos.

Por otro lado, condenamos todas las religiones ya que son generadoras de ilusiones que nos invitan a aceptar nuestra sórdida condición de dominados y nos mienten o des-racionalizan casi todo. Pero también condenamos toda estigmatización de cualquier religión en particular. Los adeptos del complot sionista o del peligro islamista son mentes mistificadas que confunden la crítica radical con el odio y el desdén. Solo son capaces de producir lodo. Si algunos de ellos se llaman revolucionarios es más con respecto a las revoluciones nacionales de los años 1930 – 1940 que con respecto a la verdadera revolución liberadora a la que aspiramos. La búsqueda de un chivo expiatorio, en función de su religión o de su pertenencia étnica, es vieja como la civilización y no es más que el producto de las frustraciones de aquellos que buscan respuestas rápidas y simples para el mal que nos agobia. No puede haber ambigüedad en la naturaleza de nuestra lucha. Estamos de parte de la emancipación de la humanidad entera, y en contra de toda forma de discriminación. Todo para todos es la esencia del programa revolucionario al que nosotros adherimos.

Las referencias que inspiraron este trabajo, y en general mi vida, están explícitas en esta película: Diógenes de Sinope, Etienne de la Boétie, Karl Marx y Guy Debord. No las escondo ni pretendo haber descubierto que el agua moja. Se me reconocerá simplemente el mérito de haberme servido de ella para limpiarme de la propaganda del sistema.
Aquellos que dirán que esta obra no es lo suficientemente revolucionaria o realmente radical o incluso una incitación a la violencia, que propongan su propia visión del mundo en el que vivimos. Entre más difundamos estas ideas, más podrá surgir la posibilidad de un cambio radical.

La crisis económica, social y política ha revelado el fracaso patente del sistema totalitario mercantil. Una brecha se ha abierto. Ahora se trata de atreverse (lanzarse) sin miedo pero de manera estratégica. Sin embargo hay que reaccionar rápidamente ya que el poder, perfectamente informado sobre el estado de la radicalización de las contestaciones, prepara un ataque preventivo sin precedentes. La urgencia de los tiempos nos impone la unidad más que la división ya que lo que nos une es más profundo que lo que nos separa. Es siempre muy cómodo criticar lo que hacen las organizaciones, los individuos o los diferentes grupos inspirados por la revolución social, pero, en realidad, estas críticas provienen de la voluntad inmovilista que intenta convencernos de que nada es posible. No hay que equivocarse de enemigo. Las viejas discusiones bizantinas en el campo revolucionario deben dar lugar a la unidad de acción de todas nuestras fuerzas. Hay que dudar de todo, incluso de la duda.

El texto y la película están libres de derechos, y pueden ser copiados, difundidos y proyectados sin la menor duda. Son además gratuitos y no pueden ser vendidos ni comercializados bajo ninguna circunstancia. Sería incoherente proponer una crítica de la omnipresencia de las mercancías con otra mercancía. La lucha contra la propiedad privada, intelectual u otra, es nuestra fuerza de ataque contra la dominación presente.

Esta película, difundida por fuera de cualquier circuito legal o comercial, no puede existir sin el apoyo de las personas que organizan la difusión o la proyección. No nos pertenece, pertenece a quienes quieran tomarlo para lanzarlo a la línea de fuego.

miércoles, 5 de mayo de 2010

LOS SABIOS DE CÓRDOBA

En un mundo que parece sumido en un “choque de civilizaciones” y donde la religión sirve de justificación para guerras y atentados terroristas, el director Jacob Bender sigue la pista de dos personajes de Al Andalus: Averroes y Maimónides cristalizan, con sus vidas y sus obras, el espíritu de convivencia entre musulmanes, judíos y cristianos en aquella mítica España medieval. Para averiguar si ese espíritu es aplicable al presente, Bender emprende un viaje desde su ciudad, la Nueva York herida por el 11-S, que le lleva a Andalucía, Marruecos, París, Venecia, Egipto, Palestina e Israel, encontrándose con quienes hoy se sirven de la experiencia de aquellos dos sabios de Córdoba en pos de la conciliación entre razón y revelación.

"Los Sabios de Córdoba / Out of Cordoba" es una película documental dirigida al gran público y que navega entre el género histórico, la actualidad (current affairs), el mundo de las ideas, la religión y la política. Con un tratamiento muy actual y dinámico, inicia su difusión en festivales cinematográficos, eventos y foros, y posteriormente en DVD y TV internacional.

domingo, 2 de mayo de 2010

Para finalizar el tema del velo,

El PP quiere tapar su Gürtel creando polémica en torno al velo

Autor: Ahmed Hijazi - Fuente: Mundo Árabe

No se nos olvida que Esperanza Aguirre da importantes cantidades de dinero a colegios religiosos y ultra conservadores, y que hace lo mismo y cede suelo al Opus Dei que separa a sus alumnos por sexo, pero aún así la familia de Najwa debe respetar las normas del colegio y luchar por el respeto a la libertad religiosa.

Ya sabemos que, desde la época de Aznar, el PP no guarda ninguna simpatía hacia los árabes y musulmanes, y mucho menos hacia los musulmanes españoles. Es más, las amistades peligrosas de Esperanza Aguirre y sus andanzas por Israel, además del boicot a las actividades de una institución española importante como Casa Árabe, nos revelan donde se sitúa ella y su partido que todavía no ha pedido perdón por una guerra criminal en la que fueron pisoteados los Derechos Humanos de millones de mujeres y hombres iraquíes.

No cabe ninguna duda de que el PP, al verse atrapado en medio de la corrupción de decenas de sus cargos, ha asumido los postulados de la extrema derecha, utilizando la xenofobia y la ignorancia, con el fin de desviar la atención de sus problemas internos.

Los españoles sabemos que la educación en este país no es laica y a muchos nos gustaría que lo fuera para que, entre otras cosas, se ponga fin a la discriminación religiosa y al señalamiento permanente contra aquellos que no proceden de la misma religión y gozan de más de una cultura.

Resulta irónico que el mismo partido que fomenta los colegios religiosos y se opone al derecho de las mujeres al aborto, a la asignatura de Educación para la Ciudadanía, a los derechos humanos de gay y lesbianas, a la Ley de Igualdad y la laicidad del Estado, ahora quiera presentarse muy preocupado por la libertad de las musulmanas españolas.

El discurso islamófobo de muchos militantes del PP demuestra más ignorancia, superficialidad y chulería que conocimiento y tolerancia. Ni convence ni cuela el cuento de defensor de las libertades de este partido, porque los 10 colegios de los Legionarios de Cristo -los de Marcial Maciel, el pederasta-, los 73 del Opus Dei, y los 5 colegios de la integrista Asociación Católica de Propagandistas, cuya educación no se diferencia en nada a la educación que imparten los islamistas fundamentalistas, reciben subvenciones de instituciones gobernadas por el Partido Popular e, incluso, algunos de los hijos de sus dirigentes estudian en ellos.

El velo está sirviendo al PP como una cortina de humo, permitiendo a sus dirigentes, tras semanas de escondidos, hacer cola ante los micrófonos para hablar de musulmanes en lugar de dar explicaciones sobre la corrupción que le tiene agujereado, sobre el recorte de gastos en la escuela pública, sobre el abandono escolar que roza la cifra del 30% y, lo que no es menos importante, los millones de euros que dan a organizaciones religiosas fundamentalistas que operan en España, África y América Latina.

Sólo un modelo de escuela pública y laica es la garantía de extender los valores de igualdad, tolerancia y pluralidad, evitando la discriminación por raza, sexo, o creencia religiosa. El papel del Estado es crucial en esta tarea, porque los criterios selectivos basados en una sola creencia religiosa y un modelo cultural absoluto que no admite la diferencia, reflejan un pensamiento único, estrecho y excluyente.

Tanto Najwa como su familia han de saber que, desde el respeto a las normas y la moderación, se puede luchar en defensa de la libertad religiosa y contra la xenofobia. Seguirle el juego al PP y sus dirigentes gürtelistas, haciendo caso a la demagogia y el populismo islamófobo, es darle alas al fundamentalismo y echarle mano a la derecha arcaica que pretende esconder su corrupción bajo un trozo de tela.

Ahmed Hijazi es editor de www.mundoarabe.org