martes, 31 de marzo de 2009

Diez propuestas de medidas urgentes y alternativas contra la crisis global y la Europa del Capital

Para Izquierda Anticapitalista la crisis actual no es sólo una crisis financiera, inmobiliaria o del neoliberalismo: es también, y sobre todo, una crisis del capitalismo que, con su búsqueda insaciable de ganancias mediante una mayor explotación de la clase trabajadora, un reparto desigual de los trabajos de reproducción social y cuidados-generalmente asumidos por mujeres- y la apropiación, mercantilización y depredación creciente de espacios y bienes comunes de la humanidad y del planeta, ha conducido a un mundo y a unas sociedades cada vez más injustas e insostenibles.

Es, por tanto, el sistema entero –y el “modelo civilizatorio” que ha fomentado- el que no sirve y frente al que hay que construir alternativas si queremos evitar que esta crisis ponga en peligro definitivamente el futuro de la humanidad y del planeta entero. Porque nuestras vidas y el planeta valen más que sus beneficios.

Por eso, junto con el Foro Social Mundial de Belém, decimos: “No vamos a pagar la crisis, la crisis que la paguen los ricos". Para hacer frente a la crisis son necesarias alternativas anticapitalistas, antiracistas, antiimperialistas, feministas, ecologistas y socialistas”. Desde la firme convicción de que OTRO MUNDO ES POSIBLE y de que no debemos dejarnos engañar por las falsas soluciones que desde el G-20 se pretenden poner en marcha ni ceder al miedo y a la resignación, éstas son algunas de nuestras propuestas para responder a esta situación de emergencia global desde abajo y a la izquierda:

1- Frente a la socialización de las pérdidas, promovida por los gobiernos al servicio de los banqueros, los especuladores y los estafadores para luego volver a privatizar los beneficios, exigimos la expropiación de la banca y la creación de una banca pública bajo control social, con el fin de poner en marcha un sistema de préstamos ecosociales destinados a orientar la transición hacia otro modelo productivo al servicio de las necesidades básicas de la población. Contra el fraude fiscal, la economía criminal y la tendencia a convertir el planeta en un paraíso fiscal global, cierre inmediato de las filiales de bancos (como BBV y Santander) y multinacionales (como Telefónica) establecidas en los “paraísos fiscales” y supresión de los que existen dentro de la unión europea (Luxemburgo, Chipre, Malta, City de Londres...).

2- Frente al cambio climático y a la crisis energética, reapropiación pública del sector energético. Éste debe ser considerado como un servicio público planificado democráticamente, con el fin de emprender con urgencia el abandono progresivo de las energías no renovables y la transición hacia otro modo de producir, distribuir y consumir basado fundamentalmente en la energía solar. De inmediato, debería establecerse el compromiso de la ue para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40 % para 2020 con respecto a los niveles de 1990 y la renuncia a la energía nuclear.

3- Frente a la nueva ofensiva patronal contra los trabajadores y trabajadoras a través de los EREs y los despidos masivos, prohibición de los despidos en las empresas con beneficios y exigencia del pago por los empresarios –con su patrimonio personal y familiar- de las deudas contraídas en los sectores en crisis. Reconversión de la industria militar y de sectores como el automóvil y la construcción, con garantía de empleo y sin disminución de salarios para todos y todas, bajo control social, con el fin de dedicarlos a producir bienes que satisfagan necesidades sociales y sean sostenibles ambientalmente. Salario mínimo de 1.200 euros y derecho a un ingreso social equivalente para todas las personas en paro. Frente a la Directiva Europea de prolongación del tiempo de trabajo, reducción de la semana laboral a 35 horas y reparto equitativo de los cuidados. supresión de las etts y creación de un servicio público de empleo. jubilación a los 60 años.

4- Frente al racismo institucional con el que las administraciones públicas criminalizan a la población trabajadora inmigrante, derogación de la directiva europea de “retorno”, cierre de los CIEs, derogación de la Ley de Extranjería, despenalización del “top manta” y defensa del derecho a la hospitalidad con las personas “sin papeles”. Cierre de los nuevos “muros de la vergüenza” en el Norte de Africa. Ningún ser humano es ilegal. derechos iguales para todas y todos.

5- Contra el fraude inmobiliario y las hipotecas basura, la vivienda es un derecho, no un negocio. expropiación de las viviendas vacías y creación de un parque público para alquiler social, no superior al 30 % del salario. ningún desahucio por impago de hipotecas de los hogares afectados por el fraude inmobiliario y el paro.

6- El agua, la tierra, la sanidad, la educación, la cultura son bienes y derechos comunes al servicio de una vida digna para todos y todas. Por unos servicios de propiedad y de gestión 100 % públicos, condición necesaria para su calidad social. paralización de los procesos de privatización de bienes y servicios públicos y retorno al sector público, bajo control social, de los ya privatizados. derogación de la ley 15/97. No al plan Bolonia: Por una Universidad Pública y de calidad al servicio de las necesidades sociales y no de la precarización de nuestras vidas. Por un sistema público universal de atención a la dependencia. Por una revisión profunda de la Política Agrícola Común de la UE para ponerla al servicio de aquéllos y aquéllas que trabajan la tierra y a favor de un mundo rural vivo. Por el derecho de los pueblos a la soberanía alimentaria. Fuera la agricultura y la alimentación de la OMC. No a los transgénicos. Por un trato digno a los animales: no a la tortura. Por una política cultural que garantice que los medios de comunicación públicos estén al servicio de la ciudadanía y que favorezca la creación artística desmercantilizada, el copyleft y los medios de comunicación alternativos.

7- La crisis está siendo aprovechada también por la derecha y los sectores más conservadores de la Iglesia católica y de otras religiones para atacar derechos y conquistas logradas por las mujeres y por todas aquellas personas que luchan contra el patriarcado y la “norma” heterosexual. Frente a la timorata reforma del gobierno de ZP, debemos exigir el reconocimiento del derecho de las mujeres a decidir libremente mediante la despenalización total del aborto a cargo de la red sanitaria pública. Contra la homofobia, el respeto a todas las opciones sexuales.

8- La globalización neoliberal del capitalismo ha ido acompañada también por un aumento constante de los gastos militares, una mayor militarización del planeta y una expansión de la OTAN como brazo armado de “Occidente” bajo el control estadounidense y con la implicación directa de la UE. En el contexto de la crisis actual, esa “Alianza” constituye una amenaza permanente frente a los pueblos que se rebelen frente a su nuevo “desorden”. Por eso habrá que seguir luchando por la disolución de la OTAN e, inmediatamente, exigir la retirada de las tropas de la UE y de la OTAN de Afganistán y Líbano, el boicot al estado de Israel y el reconocimiento del derecho del pueblo palestino a vivir en paz y en su tierra.

9- Las respuestas a la crisis global exigen que la socialización de la riqueza y de los bienes comunes y la planificación democrática de la economía se basen también en la lucha contra la profesionalización de la política y la corrupción y a favor de otra democracia republicana y participativa mediante medidas como: derechos plenos de ciudadanía y de voto a los 16 años para todas las personas con residencia estable a partir de 3 años; la limitación de la permanencia en cualquier cargo público a no más de 2 mandatos, con salarios que no sean superiores al salario medio público; la derogación de leyes restrictivas de libertades básicas como la ley de partidos, y el reconocimiento del derecho de autodeterminación, incluida la independencia, de los pueblos del estado español.

10- La Unión Europea no sólo ha sido uno de los principales motores de las políticas que han conducido a esta crisis global sino que ahora pretende imponer de forma antidemocrática un Tratado de Lisboa que no es sino una nueva versión del Tratado Constitucional que fue rechazado por los pueblos francés y holandés. Las próximas elecciones europeas y la presidencia española durante el primer semestre de 2010 han de ser nuevas oportunidades para gritar bien alto que OTRA EUROPA ES POSIBLE: Derogación del tratado de Maastricht y del pacto de estabilidad y crecimiento. no al Tratado de Lisboa, que diseña una Europa al servicio de las empresas transnacionales y los banqueros por una europa basada en la armonización por arriba de los derechos y conquistas logrados y en la solidaridad con los pueblos del sur, que apoye sus intereses y decisiones soberanas en las instituciones internacionales, empezando por la abolición de la deuda externa de los pueblos empobrecidos.

www.anticapitalistas.org