martes, 14 de octubre de 2008

Eliminar la banca privada.

Hola:

Os copio la opión de Patrick Vandeweyer en ForoIU, concretamente en el siguiente tema de discusión

Me ha parecido muy acertado su razonamiento, por eso he decidido colgarlo aquí. Llega a una conclusión a la que no es fácil llegar si uno se deja influenciar por las "soluciones" ofrecidas por los partidos y analistas defensores del sistema capitalista y que sólo ofrecen reformas para que los ricos sigan siendo ricos y los pobres asuman las perdidas del sistema financiero... es decir, hacer ver que algo cambia, para que en realidad todo siga igual.


la propuesta de recuperar la banca pública se quedaría a medias en la medida en que nada se dice de acabar con la banca privada. De hecho se dice justo lo contrario: Gaspar Llamazares, propuso hoy recuperar la banca pública en España, para que tenga "prioridades de inversión, de desarrollo y de políticas sociales que no tiene la banca privada". Deduzco, conociendo el eterno vaso medio vacío del reformismo socialdemócrata de "izquierda", que de lo que se habla aqui es de recuperar la banca pública al lado de la privada.
Como dice Kaneda (sin quizás llegar al fondo del razonamiento) “por si hiciera falta alguna demostración más de su necesidad, ayer nos despertamos con la noticia de que sólo la caja común puede garantizar que la gente tenga su dinero "seguro" metido en una entidad privada...pues para eso, como es lógico, nos ahorramos el rodeo”.
Exactamente. Si van a empezar, como ya ocurre en distintos países, a nacionalizar o seminacionalizar bancos para salvarlos de la quiebra, uno se pregunta por qué debemos tener bancos privados en absoluto. O es que acaso el beneficio privado es realmente, como lo defiende la ideología burguesa, la recompensa por el riesgo corrido? Parece ser que no!
Si van a socializarse las pérdidas, no existe el más mínimo motivo (desde el punto de vista de la mayoría asalariada y hasta de la clase media, con cuyos impuestos se financian los rescates) para no hacer lo propio con los beneficios el resto del tiempo.
Concretamente, y a falta del colapso de un banco español - al menos hasta ahora, si el gobierno británico, por ejemplo, pudo nacionalizar Northen Rock y, hace pocos días, Bradford & Bingley, la consigna de la izquierda debería ser evidente: cojamos todo el resto!