jueves, 9 de agosto de 2007

Llamazares quiere ser como Zapatero.

Hace tiempo que nuestro coordinador general parece que olvida que IU no es un partido político y que él no es el secretario general.

Las últimas declaraciones de Llamazares son muy desafortunadas, en ellas expresa su voluntad de revalidar el “pacto” Comprimís con el Bloc. Llamazares parece olvidar que eso no depende de él y que serán las asambleas de afiliados las que decidirán si el pacto se revalida o no.

Hace tiempo que en IU hay una corriente, a la que pertenece activamente Llamazares, que pretende que IU se convierta en un partido político clásico. En realidad esta intención la enmascaran argumentando la necesidad de que el PCE se diluya dentro de IU, pero en realidad ese no es el verdadero objetivo. El objetivo real es convertir a IU en un partido político con una ejecutiva que haga y deshaga independientemente de lo que las bases resuelvan en las asambleas.

Durante esta última legislatura ya se han visto pruebas fehacientes de esta intención. En la aprobación de la LOE el grupo Izquierda Unida- ICV actuó de manera independiente al posicionamiento de la organización. También las leyes de protección de la propiedad intelectual fueron apoyadas obviando la opinión de los afiliados de base en este tema y de los órganos de elaboración. Estos posicionamientos del grupo parlamentario en el congreso de los diputados, saltándose a la torera los mecanismos establecidos en IU, han provocado que mucha gente se haya puesto en contra de la actual dirección.

Que el grupo parlamentario tome decisiones independientemente de lo que las comisiones de elaboración de programa determinen no es algo que se pueda considerar democráticamente participativo. Actualmente la dirección de IU federal juega a la democracia meramente representativa dónde los militantes no cuentan y son los cargos institucionales los que deciden el rumbo de la organización.

Yo, como muchos más compañeros, no queremos militar en un partido dónde las “élites” deciden. Yo no me afilié a un partido y como yo muchos más compañeros.

Se culpa de todos los males al PCE y parecen olvidar que ellos militan en el PCE. Yo nunca he militado en el PCE y sin embargo no comparto para nada la visión personalista y meramente representativa que los de Llamazares tiene de la política.

En realidad no hay un enfrentamiento político entre la dirección del PCE y la de IU, ambos son personalistas y ambos pretenden impedir el relevo generacional. Pero hay una diferencia fundamental, el PCE ( para lo bueno y para lo malo ) es un partido político... Izquierda Unida NO. Yo formo parte de IU ( no del PCE ) y me duele profundamente que se me hable de democracia participativa mientras veo que el grupo parlamentario de Izquierda Unida se posiciona y vota en las cortes en contra de la decisión adoptada por los órganos democráticos de IU.

La corriente liderada por Llamazares pretende convertir a IU en un partido político a imagen de ICV, es decir, mucha imagen de marca, mucho eslogan efectista, pero nulo contenido ideológico que nos diferencie del resto de opciones políticas. Un falso ecosocialismo que no pasa de ser, en el mejor de los casos, una socialdemocracia ecologizada.

En próximas entradas de este blog ya explicaré porqué no se puede denominar, de ninguna de las maneras, ecosocialismo a lo que ICV, Llamazares y los suyos proponen.

A Llamazares le gustaría ser como ZP y pasarse por el forro de los cojones lo que la militancia de base de EUPV decidamos hacer en las próximas generales. A él le gustaría actuar como la ejecutiva del PSOE en el caso navarro.

Afortunadamente los deseos de Llamazares no van a ser posibles y el pacto con el Bloc se propondrá en las asambleas.

Yo personalmente no entenderé que la mayoría de los militantes de EUPV decidan revalidar el pacto con quienes no han cumplido con los acuerdos firmados para el pacto autonómico. Estoy convencido de que ese “pacto” no se va a producir. Como también estoy convencido de que las diputadas que han traicionado a EUPV van a ser expulsadas. En EUPV no podemos consentir que dos diputadas, que han conseguido su escaño aprovechando los mecanismos de representatividad de las minorías, se salten las normas de financiación de la organización, pretendan expulsar a la coordinadora de EUPV e incumplan sistemáticamente los acuerdos firmados del Compromís.

Llamazares, lo siento, pero se hará lo que los afiliados de EUPV decidamos hacer... ni más ni menos, te guste o no te guste.

2 comentarios:

Ivan dijo...

Bien dicho tio.

Estuve en la asamblea de EUPV que hubo en Valencia, en la sede de CCOO, cuando surgió lo de las tránsfugas.

Llamazares mandó dos paracaidistas a la reunión. Fue impresionante cuando uno de ellos, que se auto-otorgó el turno de palabra para cerrar el turno de intervenciones, cerró su discurso diciendo que si votábamos a favor "del diálogo" la dirección federal nos apoyaría, pero si que votábamos a favor de expulsarlas, la dirección federal no nos apoyaría.

Los abucheos de los que estábamos presentes se oyeron hasta en la calle.

Es patético lo que los llamazaristas pretenden hacer de IU, y mas triste aún cómo están jodiendo EUPV.

Presupuesto Reformas Madrid dijo...

empresa de reformas en madrid

reformar cocina en madrid

reformas

presupuesto reformas

reformar local comercial en madrid

reformar baño en madrid

reformar casa en madrid

reformar cocina

reformar baño

reformar casa

reformar local comercial

reformar piso en madrid

empresa de reformas

reformar piso en madrid

empresa de reformas en madrid

reformar cocina en madrid

reformas

presupuesto reformas

reformar local comercial en madrid

reformar baño en madrid

reformar casa en madrid

reformar cocina

reformar baño

reformar casa

reformar local comercial

reformar piso en madrid

empresa de reformas

reformar piso en madrid