sábado, 14 de julio de 2007

La prisa mata

Publicado originalmente el 1 de julio de 2007 en el anterior blog

Pues eso que, han muerto dos trabajadores y uno se encuentra gravemente herido, al caer al vacío desde más de 10 metros de altura, cuando desmontaban el escenario del concierto de los Rolling Stones en el estadio Vicente Calderón de Madrid y quitaron, por error, la llave de anclaje de la viga a la que estaban sujetos.

Los sindicatos denunciaron la falta de coordinación, planificación y la maraña de empresas subcontratadas, entre ellas Pase Producciones, conocida porque hace año un trabajador vinculado a la misma falleció desmontando el escenario de otro concierto, el de los 40 Principales, también en el Vicente Calderón.

Todo el que haya trabajado en instalaciones sabe como funciona esto. Yo he trabajado instalando comercios y es un caos.

Muchos establecimientos, como las entidades bancarias y grandes
superficies, programan las reformas para que estén terminadas sin reducir el horario comercial habitual ( no se puede perder tiempo de venta ). Eso significa que todo se debe de hacer y terminar entre el cierre y la apertura del día siguiente, con lo que podéis imaginar el estrés y los fallos que se cometen.

En este tipo de trabajos es habitual que mientras estás desmontando los ordenadores, por encima tuyo, estén por ejemplo desmontando el techo o quitando la instalación eléctrica y todo a un ritmo frenético. También es habitual que si no eres lo suficientemente rápido, los que vienen a hacer otras cosas estropeen lo que tu ibas a hacer, todo el mundo va a su apaño y sólo mira porque lo suyo esté terminado en el horario previsto. En ocasiones, se está montando el mobiliario nuevo al tiempo que se desmonta el mobiliario anterior y se desinstalan ordenadores y maquinaria pesada.

Operarios de varias empresas trabajan lo más rápidamente posible y sin coordinación. En muchas ocasiones las medidas de seguridad laboral no se cumplen y en el mejor de los casos, es supervisado por un jefe de obras que nunca está y coordina más bien poco.

Por eso a mi ( y a todo el que haya trabajado en las condiciones que he descrito), lo sucedido, le puede sorprender muy poco.

El negocio es lo primero y todo debe de estar funcionando para la apertura del día siguiente, sólo les preocupa eso. Obligan a los operarios a trabajar deprisa y como dice la canción de Macaco... La prisa mata.